sábado, 9 de septiembre de 2017

Vomito Verbal

Escrito 4 de julio 2017
Juana de Ávila, Maracaibo, Lago de Maracaibo, Zulia, Venezuela



No me sale. Es como si estuviera parado en una peña sobre el abismo de lo brillante sin saber si salgo volando o caigo hasta el olvido… como que cada vez que me inspiro en escribir las ideas que están en la punta de la lengua, las palabras que sé que darían transparencia y coherencia a todas mis rarezas, mis costumbres y mis formas de ser, que pudieran brindar entendimiento a los demás y tan rápido que me emociono de la posibilidad de compartir esas esquirlas de mi ser con los demás, finalmente traducidos a un lenguaje entendible por los humanos, se me van las ideas, como la neblina desvanecida hasta su desaparición por los primeros rayos del sol después de una noche, larga, oscura, fría y húmeda. 

Intento recordar esa sensación de sentir solo entre las masas, de estar en una manada pero solo viéndome solo rodeado por la soledad, de sentir que la gran mayoría, casi todo lo que hacen los demás me cae mal, me desagrada, me incomoda, me hace hacer querer huir, porque si, reconozco que por más que se quedarme quieto, planteado, extender raíces a las profundidades de la Tierra, de frentear y defender, mi reacción, mi instinto por naturaleza es huir, perderme de todo el mundo, pues de los humanos, de estar solo,  estar entre hojas y plumas, cortezas y escamas, agallas y colmillos, raíces y aletas.

Y si no lo puedo hacer físicamente, mi mente va lejos, se tira por las peñas de la Jagua, se inunda en las aguas de los mangles y arrecifes de la Bahía de Biscayne, se interna en los bosques de los zanjones del Bajo Cuacua, se pierde entre los nidos de las Cuchas y de repente mi mente que estaba lejos, en esos paraísos, es abruptamente llamada de regreso a donde está mi cuerpo, normalmente rodeado por concreto y asfalto, por personas que me ven como raro, extraño y antipático me observan con preocupación y miedo de ideas que se tildan de locuras, enfermo, fantasías utópicas… les da pena por mi Madre que tuvo un hijo así.

Pero pues sí, me revelo en contra una cultura popular que nos dicta a vivir, performar (pretender), existir y subsistir colaborando y contribuyendo a un sistema que destruye el único hogar que tantas especies comparten. No me como el cuento de estabilidad, seguridad, mejorar la condición social y económica, de progreso, desarrollo y éxito, de valores basados en que dirá la gente y cuanto capital disponible hay para despilfarrar… y por más duro que lo he tenido que llevar exiliándome de semejante burrada de cultura, no busco contribuir a esas pajas mentales de individualismo sabiendo que esa idea de avanzar en lo personal contribuye implícitamente a una destrucción colectiva inevitable.

Yo no sé cuándo comenzó, pero sé que he causado preocupación y estrés a muchas personas por mucho tiempo. Es que desde mi niñez no me pareció raro pedir que cuando muriera, mis restos físicos fueran entregados a los animales carnívoros para alimentarse y no dejar mi cuerpo caer en el desperdicio, o cuando peleaba con los otros niños en el recreo por que agarraban a piedra las ranas y una vez que capturaron unas mariposas nativas para sacrificarlas a sapos exóticos que habían de mascota en el terrario de las aulas de la escuela. Nadie me entendían y una tras otra vez me decían que “esas cosas no se pueden decir” o llamaban a mi mamá para sacarme del colegio, otra vez expulsado, o insistiendo que me llevan a un psicólogo porque ese niño no está bien. Pero ni los psicólogos sabían que hacer cuando un niño con menos de 10 años explicaba que el suicidio era válido porque con la situación ambiental y social del mundo “no había nada que me pudiesen decir para convencer que el mundo iba ser mejor lugar ya cuando yo fuera grande, Entonces porque prolongar lo inevitable?”.  

Sé que tenía amigos, con quien compartía y para compartir conmigo uno solo tenía que gustar de la naturaleza y los animales, ya con eso pa que más… pero con el tiempo, la edad y las exigencias sociales los otros niños y niñas iban dejando el afecto para la tierra y los animalitos a un lado y los automóviles, los deportes, las modas y marcas tomaron prioridad y con cada amiguitx que dejaba su interés por la Tierra, perdía otra amistad, siempre me afectaba mucho que mis amistades me desconocieran, pero se volvió la norma frecuente, y pues por lo menos yo tenía la Tierra y los animales y por lo menos pensé que los humanos no me harían falta.

Las vacaciones escolares después de primer año de primaria fue lo mejor. Yo ya había tenido experiencias de acampar en los Everglades con mi familia y de pescar en los Cayos, pero lo que me esperaba en la tierra natal de mi madre y su linaje fue otro mundo. En escasamente tres meses mi abuelo materno además de enseñarme manías necias en las galleras y prostíbulos del centro del Huila, en menos de tres meses de mi primera visita me tenía andando los montes del Bajo Suaza con mi propio machete, montando caballo solo, abriendo y cerrando broches, bajando las mazorcas de cacao y chupando la pulpa alrededor de las pepas (pero sin botar las pepas ya que el decía valían más que oro), ordeñando vacas en la madrugada y nadando en los ríos corrientosos por las tardes. Oportunidades de crecimiento, descolonización y de aterrizarme que ni con las visitas al Resguardo Miccosukee en las afueras de Miami iba lograr con la vida de mi familia colona-migrante viviendo el sueño latinoamericano Miamera.

Creo que nadie se dio cuenta, ni mi madre, ni mi padre, abuelos y tíos, que por 11 años de vacaciones escolares combinado con breves experiencias en el norte, me abrieron la puerta para aprender de ese mundo real, vivo, donde la Tierra aun palpita desde antes que amanece el sol, que respira con el rocío que se acumula en las plantas por la mañana, que coge fuerzas con los vientos que el sol despierta con sus rayos, que se internaliza, se auto fecunda con las moyas y remolinos que se forman en los ríos arrastrando lo que se ve en la superficie a las profundidades no vistas y que da a luz con los relámpagos y truenos que hacen parecer que el mundo se acabará cuando realmente las cosas apenas están comenzando.

Nadie vio lo que yo vi, la ruta de escape, el camino para aprender lo que se requiere vivir en este mundo fuera de las junglas de concreto con sus supermercados, centros comerciales, con su despilfarro de electricidad, plásticos y alimentos procesados. Otros veían un paseo bonito por una tarde, un fin de semana, un buen lugar a descansar un rato y yo veía la trocha menos tomada, la vida más rechazada y menos preciada, pero la más digna, integra y coherente. Una decisión que vivo hasta el sol y la luna de hoy acompañado con una cantidad de críticas, insultos, chismes, dudas, inquietudes, juzgamientos, y sencillamente amarguras que no quisiera tener que experimentar. ¿Cómo saber coexistir con las personas que revindican y defienden unos valores que nos lleva a una muerte planetaria? Ya que es suficientemente traumático como para tener que aguantarme la mala actitud además. Peor… entre esos están tu familia y amistades, apoyando lo que nos mata a todos.

Y porque ese mismo modo de vida que es tan arrogante y pretencioso que las personas que la viven están consumiendo todo, uno no tiene de otra de tener que saber cómo vivir en ella porque cada vez más, ese camino que una vez vi en los montes del bajo Suaza se va perdiendo. Las luces de la ciudad brillan mucho para ver las estrellas y guiarse de noche, las montañas las han ido comiendo para sacarles metales y materiales de construcción, los ríos que se navegaban están estancados con represas y los peses que hay, no son los peses de mis abuelos, son otros, que no saben de subienda, de comer frutas y reproducir en las cochas cuando hay invierno, porque ya hasta con el invierno, el río sigue igual, le suprimieron sus ciclos. Los tallados en las piedras se pierden entre los rayones de aerosol y los tallados de amores espontáneos que no duran más que el tiempo que se tomó para rayar las piedras, pero su huella borra todo lo que existía antes, eso sí dura mucho, mucho tiempo.

Con los comics, X-Men sobre todo, pude encontrar otros mundos en que perderme y en mi mente las formas de mi territorio, nativo y de migrante, las enseñanzas de mi abuelo y su tierra al igual las enseñanzas de la selva de asfalto y concreto fueron mezclándose con este mundo maravilloso inventado por una gente llamada Marvel y un tipo gringo que para muchos en un nadie, y para muchos otros es un genio, Stan Lee. No les miento, pero constantemente mi imaginación piensa que haría Magneto ante una minera que destruye el extremo norte del continente de Abya Yala que depende de apenas dos rieles de metal para sacar y comercializar el oro negro en forma de piedra que va devastando toda una nación, todos sus clanes y un territorio de múltiples montañas, ríos, humedales, bosques, desiertos y sabanas. Que haría Tormenta ante un muro que le ponen al río que tiene que fluir como siempre ha fluido. A nosotros los que no tenemos poderes fantásticos de la cual se hacen películas multimillonarias nos persiguen con balas y moto sierras, atormentan nuestras madres y parejas con lo que nos quieren hacer, buscan desaparecer nuestros cuerpos y también nuestros pensamientos y legados, buscan generar terror, escenas macabras y sangrientas, picando y destrozando a la gente y a la vez el territorio. Porque nadie se puede meter en el camino del progreso y el desarrollo. Hasta los que dicen pero no actúan de amar la Tierra, culpan a las víctimas y no al sistema de conveniencias y comodidades donde ellxs son socixs y se quieren hacer ciegxs.

Y uno se encuentra una y otra vez con una “Y” en el camino. Seguir viviendo lo que uno sabe que está bien, correcto, coherente, sensible y colectivo, llevando el bulto de la suciedad de la sociedad, las malas fichadas, los juzgamientos, las amenazas y atentados o intentar de vivir la vida que la suciedad llama correcta, de apariencias, de marcas y modas, de lo que dirán la gente, de poder despilfarrar en una cena lo que otros luchan para conseguir para sobrevivir un mes, el camino aceptable, cómodo pero profundamente egoísta, incoherente y miope. En 35 años tengo claro que el cuerpo rompe antes que la mente, antes del corazón, antes de la determinación. Mi resistencia física y capacidad de guerrear en esta carcaza llamada cuerpo, mi primer territorio cada vez es menos y mi mente y corazón se frentea y se choca con esta realidad, mi cuerpo ya no responde como antes.

Por más fuerte y lleno de resiliencia que tengo gracias a la Tierra que me lo ha brindado para servirle a Ella, mis entrañas, físicas y emocionales, son más débiles de lo que parecen, no puedo tomar el camino de la comodidad y gratificación instantánea y banal sabiendo los costos verdaderos, las externalidades que como individuo, si no quiero, no tengo que saber de su existencia.  Mi propia consciencia es demasiado fuerte y determinado que me sacaría de ese barco a patadas mandándome a nadar o por mucho remar. 

Sigo intentando encontrar un camino con equilibrio, que me permite vivir sano y también coherente, pero por ahora… sigo en una simple canoa intentando de navegar por medio de las estrellas pero el brillo de las luces de los edificios y las vallas de publicidad no me dejan ver lo que siempre ha estado allí y recordarme bien donde estoy, quien soy y pa donde voy.

Turismo....



Escrito el 10 mayo 2017
Cartagena de Indias, Bolívar, Caribe Colombiano

No sé qué escribir y no sé cómo me salga… pero siento la necesidad. Llevo quince años desde la última vez que vine a Cartagena. Antes de ese viaje creo que había visitado una o dos veces. No había vuelto por muchas razones. Pero si, mis visitas acá eran las típicas de cualquier familia de interior, uno menor de edad teniendo que ir donde las tías querían ir. Algún conocido o familiar que nos alquilaba un apartamento y a turistear, las playas, Islas del Rosario, el Castillo de San Felipe, La Popa y la Ciudad amurallaba. Obviamente se quedaba en Boca Grande, y después de una semana o diez días de regreso a interior. En esa última vez que visitamos, con unas primas logramos a escaparnos al Mercado de Bazurto para ver la Cartagena de los Cartageneros, y no la fachada para un consumismo de turistas élites que llegan de todas partes del mundo para ver lo que se a arreglado para ellos.   Con sus muros de CDs de champeta, frutas, pescados, mariscos, artesanías, ropa, un poquito de todo y a una fracción de la que costaba en Boca Grande. Obviamente el Mercado fue mi actividad favorita. 

Quince años después que ha pasado…. Pues pa iniciar conciencia. Yo, como muchas personas de una ciudad hoy en día conocido como Miami pero que su nombre original es Tekesta somos producto de la migración, desplazamiento, y también del neoliberalismo y en el caso de esta región geográfica, el turismo. Voy hacer claro, toda mi existencia, el pan de cada día, todas las cuentas, la hipoteca, mi ropa, mis materiales escolares, mis visitas a Colombia, TODA mi crianza y la manera que mi madre y padre se han ganado la vida desde que llegaron a los EE.UU. en la década de los 70 es por el turismo.

 Mi madre como guía bilingüe y mi padre como comerciantes de ropa en un centro comercial. Servir, servir una élite que por medio de su capital tiene una capacidad de movimiento que la mayoría de los habitantes del planeta, nunca conocerán. Y mientras mi crianza fue de la teta del turismo, también la destrucción de mis comunidades con el surgir del neo urbanismo estos élites ya no querían quedarse y pasear solamente en las playas y resortes pero ahora, el centro de la ciudad y los barrios “étnicos” se volvieron de interés. La gente que conoce bien el tema lo llamamos gentrificación, ese proceso en que el arreglar e invertir en un barrio para que sea más bonito, atractivo y seguro implica una presencia policial constante resultando en la criminalización de Afro, inmigrantes, habitantes de calle, y en particularmente los jóvenes. Como los servicios y las rentas suben y vemos como la economía local de tiendas de esquina, proyectos productivos familiares, se van acabando y remplazados por tiendas de cadena y franquicias que están fuera del alcance económico de los habitantes originarios de esos barrios. Quienes llegan a vivir a estos barrios, las olas de élite de países desde Rusia hasta Brasil, de los Emiratos Árabes hasta China, y obvio las olas de extrema derecha racista y clasista de países como Venezuela, Colombia, Nicaragua, realmente de todos los países llamados latinoamericanos. Pero ojo ellos vienen en primera clase, a ellos no les tocó arriesgar todo en una balsa y ponerse a orar día y noche, por semanas hasta que llegan a tierra, sea donde sea.

En Miami se vive…. De niño lo viví y lo observé en lugares como Lincoln Road y Ocean Drive en South Beach y en Coconut Grove, de adulto joven fui parte de luchas en Wynwood, Overtown y Liberty City en contra este procesos que la mayoría de veces pareciera tan imposible para parar como una mina o una represa… porque realmente es lo mismo. El cambio de uso de la tierra, el desplazamiento hostil de sus habitantes originarios, y los estragos ambientales y sociales que deja. Hoy, se sigue luchando en barrios como el Pequeño Haití y la Pequeña Habana, sigue creciendo la amenaza.

Ahora en Cartagena, viendo como el turismo ha destruido esta ciudad para sus habitantes para darles todo a sus visitantes. Mirando las habitantes de Playa Blanca y los hoteles como el DeCameron que los quiere sacar.  Pienso en Miami, pienso del turismo en la Guajira que lleva tiempo intentando instalarse desde los deseos de los visitantes y no desde las necesidades de los habitantes y el territorio.

Imagínate un hotel de lujo en el Cabo de la Vela con piscina y agua potable de la llave 24 horas al día para los visitantes rodeado por niños, mujeres y hombres Wayuu muriéndose de sed. De los Wayuu siendo empleados de Gringos, Europeos y Cachacos en su propio territorio. El Cerrejón ya tienen su hotel de lujo en el sur de la Guajira, con los Guajiros sirven a los de afuera y para los ingenuos e inocentes, comen el cuento que el Cerrejón con su aliado Conservación Internacional son los que están protegiendo y salvando el territorio de la Guajira y de lxs Guajiros. Escoge el territorio, los mecanismos son lo mismo.  ¿A que vamos? Suprimir el Resguardo de la Alta y Media Guajira para un distrito turístico controlado por Aviatur?

En mi casa. Pienso en el Huila… en como ya se siente en San Agustín el rechazo a los de afuera, que en el pueblo y las afueras hay mas alemanes, italianos, japoneses, franceses, israelitas y gringos manejando posadas, restaurantes, hasta spas de sanación, yoga y comida vegetariana. La gente de San Agustín se les va creciendo el resentimiento y pocos se ponen a entender porque.

Emgesa ha usado el argumento del turismo como posibilidad de oportunidad económica para la gente de la región del P.H. el Quimbo. Pero sean sinceros, que tipo de turismo? ¿Para quién? ¿Según quién? ¿Cómo?  Yo ya les digo lo que no viene para la Jagua con el turismo…. Toda la Jagua siendo hoteles, boutiques, tiendas y restaurantes y todos lxs jagueñxs viviendo en Villa Fernanda, Rancho Espinal, Miraguas, el Llano de la Virgen y hasta en Garzón trabajando para Gringos, Neivanos, Rolos y Paisas en La Jagua. ¿Que trae el turismo para la Jagua? Una Jagua sin Jagueños. Y si creen desde sus miradas, doble moralistas y hipócritas, que el uso de substancias, prostitución, inseguridad y desempleo fueron problema con la construcción del Quimbo, pues ni saben lo que les espera con el turismo, porque la verdad, el Quimbo hubiera sido más fácil de parar, que el turismo, y lo que nos viene puede ser más lento de darse cuenta de las repercusiones, pero viene con toda y sin piedad.


Y seamos reales, que tipos de turistas van a venir un charco de un embalse, para salir en lancha, hacer jet ski y visitar una finca cafetera en la parte alta de garzón? Personas con conciencia del impacto de sus presencia en un territorio sobre el ambiente, la economía, y la cultura… pues mirando ejemplos como Cartagena, Palomino, Taganga, Cabo de la Vela, Villa de Leyva, San Agustín, San Gil y las fincas cafeteras del eje cafetero, los hechos previos muestran que será muy ingenuo pensar que sí.



Definitivamente hay diferentes personas que se mueven y no todos lo hacen por la misma razón… son pocos lxs aventurerxs jóvenes con capital disponible y pasaporte apropiada que se pueden dedicar a viajar y conocer donde les da la gana porque si, La mayoría de personas del mundo, más allá de una visita o trabajo, no se quieren mover de su territorio y si se van, casi siempre es bajo presión, obligación o coerción, sea violencia armada, falta de oportunidad económica, o los desastres que ocurren por la crisis climática y porque como cultura globalizada, hemos dado la espalada a la Madre Tierra para satisfacer deseos de envidia, avaricia, egoísmo e individualismo. Y quizás a esos jóvenes hijxs de generaciones de colonos que solo tienen alas, cero raíces pero buscan donde poder enterrarse, que se pueden llegar a un lugar e implantarse, ingenuamente proyectarse a un futuro como ellxs quisieran vivir sin tomar en cuenta que en el lugar donde llegaste, ya hay personas, una historia, una comunidad y unas maneras de ver y funcionar en el mundo. El moverse no implica ser inmigrante, migrante o turista, hay otras maneras de moverse también, sea aventurero, viajero o nómada, sino más allá del término que uno lo quiere dar, ¿uno como llega a territorios ajenos? ¿Bajo que pretexto? ¿Con que intención? Se piensa llevar fotos, souvenir, recuerdos…. Y más allá de basura, dinero o regalos materiales, ¿que se piensa dejar con intención?  

domingo, 15 de enero de 2017

La lleva

2014
Las Peñas, La Jagua, Alto Yuma, Abya Yala.

Ye llevábamos un tiempo jugando "la lleva", por allí una hora. Los límites eran todo el río y la parte de la orilla donde hay arena y no piedras debajo de las peñas. Éramos cuatro jugando, mezclando brincos, clavados, nadando y corriendo descalzos sobre piedras y arena, haciendo lo imposible pa que no nos pegaran la lleva. Cristian era "la lleva" por un buen rato ya que nadie se dejaba tocar. Ciertamente se cansó de perseguir a los demás y  fijó su mirada en mi para pegarme "la lleva", pero yo no lo iba dejar. Corre, brinque, nade, clavar, emerger, nadar a la orilla, repetir todo de nuevo… yo resisto pero uno se cansa. 

Después de repetir esa coreografía varias veces empecé nadar río abajo para ahorrar energía y Cristian me persiguió, sin embargo no me iba tocar, o por lo menos no le iba ser fácil, ´tonces justo en el momento que me iba pegar la lleva, me clave y me fui pa bajo, solté todo el aire de mis pulmones para hundirme más rápido, dos veces sonaron mis oídos por la presión, hacía frío, muchísimo frío y lo mientras más profundo más aumentaba la corriente, cuando de repente estuve donde jamás había estado en toda mi vida, me zafé de las piedras del fondo del Gran Río de tantos nombres: Yuma, Guacacayo, Arli y desde la invasión europea, Magdalena. 

Mientras que el cuerpo entero de agua me pasaba por encima, sentía la combinación de sedimentos, materia vegetal y otros objetos más pesados que me rodeaban el cuerpo al ser arrastrado sobre el fondo del río.  Mi imaginación me traicionó y solo deseaba que un cadáver no me acariciara en este frío al ser llevado por la corriente. No había luz, no se podía ver nada y por el frio empecé a temblar. ¿Dije que hacia frío? Después de un momento, lo que sentía ser varios minutos probablemente no eran más de 40 segundos, emergí, Cristian que estaba río abajo al ver me empezó nadar con toda fuerza hacia mí, de nuevo no me alcanzó por más de un minuto. Muerto, me acerca a la orilla y me arrastre del agua, exhausto, sin aire, mareado, con náuseas y me dolía la cabeza. 

El cambio de presión por el agua con el esfuerzo físico fue demasiado para mi resistencia y me "foquié" tirado en la playa con mis brazos y piernas abiertas. Cuando me desperté, me sentía un poquito mejor, aun exhausto. Me senté y los otros tres estaban en el río cerca de la orilla hablando. “cuanto llevo dormido?” les pregunté, “casi una hora” respondieron. Les dije que había tocado el fondo del río. Los ojos se les abrieron como platos, “¡Mentiroso! ¡No puede ser! ¡Con razón que te quedaste foquiado!”. Ya cuando me iba acomodar y volver a acostarme, Cristian me dice, “Ah, la llevas, te lo pegue cuando estabas dormido”…

sábado, 19 de noviembre de 2016

turnin tricks for the liberation of Mother Earth







This was originally written in 2013 for a book that was never published. It was recently returned to me but I did not know where to publish so I just blogged it….


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


.


I really am not sure what to write about, kinda nervous… not so much because I don´t think my experience is worth sharing, but because all too often it has been delegitimized for not being like other people's, many times by folks that one would have thought were allies.


During the times I was a sex worker I was not a teenager, nor a runaway. I was not trying to put myself through school or support my family- none of these difficult life circumstances that conventional society tries to use to create an atmosphere of despair and pity for all people who decide to take on sex work.


I was older at the time; I started at 23. Since at least middle school I had been actively engaged in my South Florida community, working on a variety of issues including immigrant rights, anti-gentrification, and solidarity work with different indigenous communities in South and Central America who were defending their territories from different extractive industries. As with most Floridian Latin American kids whose families send them upstate for college, as soon as I finished I went right back to the 3-0-5.


Some afternoon, I remember it was November and I had left my job at County Parks not too long before that, my mother´s homophobia reached a boiling point where the last words exchanged where “si vas a ser así, pues aquí no puedes vivir” (if you are going to be like that, well you can´t live here), and with the slam of the front door and turning gears of my road bike, I was outta there to spend the next 3.5 months sleeping on friends' couches, the beach, and eventually living in a shanty town that had been created on liberated public lands to address the lack of affordable housing in South Florida. Look up Umoja Village and Take Back the Land.


Folks who know me know that for me, word is bond. It just so happens not a month prior I had helped host a leader from a community that had survived a massacre due to coal mining interests in their territory. I had been invited to go down to the Caribbean Coast of Colombia for a year and help develop some communications projects with folks from that community. I had four months to save up money and being homeless and jobless was not an excuse to not keep my word.


I´d had had friends who practiced sex work for some time, though they are all women and none of them lived in South Florida. So after hours and hours of looking through Craigslist's Erotic Services ads (back in the day when there were no fees), and talking to my local friends about it, I decided that I would take on sex work to facilitate an income while i continued to support communities fighting off these Earth-destroying businesses. It worked, I worked, I hussled; I saved the necessary money y así me desaparecí to the other side of the Caribbean for two years while mostly working in rural communities passing as a straight male; and while in the cities I sought out the queer and sex worker spaces so I could just be.


It was hard at first, getting over the mental/emotional baggage, not being afraid of creep-o-johns, and probably the hardest part—I had to learn to fit into the gender molds expected of me by my johns. I tend to be a very versatile and allergic to the polarized, heterosexist sexuality that is often reinforced within gaystream communities. It’s okay to like both topping and bottoming, or neither, but what I quickly learned is that that had no place in the workplace. Nearly all of my johns had some very stringent roles with their sexuality. They either wanted to be debased, humiliated, used and insulted homophobically or they wanted to dominate, fuck me so roughly it seemed they were disgusted, and almost always trying to do what was not consented, like "slip" their dick in me without a condom or consent. If I could get only paid for every time I was told, “la puntica no mas” (just the tip). So through sex work I also learned to act, to be boring and one dimensional, be that submissive or power bottom boi that the daddy was looking for or that cold, macho dude that just “cared” about getting off and the other person did not matter.


I came back to the US in 2009, feeling torn from my context in South America due to debts and other obligations in the North. I came back and had two things clear—1) fuck this empire that was destroying planet earth, I don't wanna live here I have a territorio I belong to, and 2) sex work was gonna help me get the fuck out and support the communities I had developed relationships with over the last few years. As the child of South American immigrants in the North who finally had the chance to go back, decolonize, and strike my own path and story in the lands my peoples are from, leaving South America was not what I wanted and well, in simplest words, the Peaches song “Fuck the Pain Away” was the anthem for that year.


As I toured up the Atlantic Coast giving fundraising talks about the situations of these communities during the day, in the evenings I was also spending my time fundraising by making arrangements on Craigslist and seeing who was interested in my profile on Rent Boy. Some of my privileges such as being able to pass for white, male, and straight (of which I am none); not having kids or familial obligations like that; and not having a home or stable living situation that required regular bills allowed me to live very nomadically that year and support myself as well and get many needed materials to communities facing off mines, pipelines, dams, and other projects that would destroy the land and displace the people (ironically, forcing many folks into sex work, but under very different circumstances than mine—because their homes would be destroyed and they would have no other opportunities as displaced peoples in the larger cities and towns).


So 2009 was an array of massages with happy endings, threesomes, receiving head while calling the client a maricon sucio, and even cuddling with a widow. Some of my clients became weekly regulars and would even use my services as a non-sexual escort at times; I would go to dinner parties and talk “deep” things with folks who had boring, materialistic and superficial existences. By then I felt much more secure in what I was doing. I had an incredible network of friends and allies to support me, I had enough income where I was not just barely surviving, and I was supporting territorial defense in different places including in my peoples’ homeland.


Meanwhile back in South America, when ever I would communicate with folks from land defense processses and I was informed of needed economic support, my story was always the same... "lemme talk to some foundations to see if they can support"... ¿¡que foundation de que?! ¡nada!... two weeks of hussling later, "mira que this foundation said they could support, ya te pongo el envío". It worked well but I had to tone it down because this story ended up working against me when some folks started thinking that I had a bunch of foundations of automatic dial and that I had money at my fingertips. Those stories of "foundations" that supported slowly changed into "benefit parties".


When I started sex work, I was in a different place with my internalized colonization clouding my head, issues around masculinity, domination, and objectification. As a person who passes as a cisgender male and being within this patriarchal Latin American society, I did not really grow up with these concepts being issues for me in terms of how I related to the world. Most cis and cis-passing men don't go through life having to fear walking down the street beyond the fear of the police or being robbed, or know what it's like to be sexually assaulted or raised in a culture where you are stripped of your self-determination or your bodily autonomy due to your gender. These are all things I learned as an adult and as a sex worker, because even despite some undesirable incidents that happened to me in my childhood—men trying to forcibly pick me up when I was a pre-teen at bookstores, or men grabbing my ass or crotch when I would go to the supermarket—my socialization as male in a heteronormative culture awarded me with the stupid ability to not acknowledge my own oppression or privilege while it was happening because if I did, it would make me less “male.”


Through sex work I can sincerely say that I became more secure in my body, sexuality, and gender identity. I won´t be so brash to say that it would work like this for anyone, queer male-presenting or not, but in my own personal experience it opened a world to me about enjoying my body, touch, human interaction, without having complexes of machismo and manliness or worrying that if I did these things I was less male or whatever. Through sex work I learned to not care, to feel good, and that it was okay. As a firm believer that liberation is a mental state and not just a political-social one, somehow or another, I found my liberation through selling time with my body and self.






J.Lu.- is mutant native person living and resisting out of northern Abya Yala (South America) who dedicates their time to land defense and Earth liberation processes through direct action, cultural resistance, community communications and popular education.

miércoles, 31 de agosto de 2016

hace unos días



La verdad, no me estoy dando el tiempo para escribir esto…. ¿Por qué? Después de que año tras año… mes tras mes, artículo y más artículos en los blogs que cuentan y recuentan la triste historia, nuestra historia de lucha y resistencia, otras donde están las mentiras, juegos sucios y un charco amargo. 

¿Porqué escribir tanto sobre el maldito Quimbo? contando y recontando como los fallos de las cortes son ignorados, como a  la contraloría es ignorada, como Emgesa reina como quiera y como otros esquizofrenicos fomentan la mentira de la “buena energía del Quimbo”.

¿Porqué escribir si cada día el nivel del agua está más alto y se va acercando a La Jagua? Ya no hay piedras en las juntas y la gente de La Cañada, ya va desde la peña hasta la rampa en lancha, ya casi no caminan nada de la carretera a la orilla del agua. 

¿Porqué escribir cuando las mojarras que llegaron con pescadores de toda la región ya no vienen?. Por 20 días, día y noche las Peñas de La Jagua andan repletas de personas pescando peces que huyen del charco anaeróbico. También las garzas, las nutrias y rumores de un güio andan por allí.
Ahora en la playa de Las Cuchas está repleta, hasta con 5 volquetas de areneros sacando material de construcción todos los días. Ya casi no les queda playa en el Suaza y de allí, río abajo no hay nada, solo charco.
 
¿Porqué escribir si ya pa nadar a las peñas es demasiado fácil?, casi no hay corriente. Y lo más aterrador, lo más traumático es como el agua se va quedando callada, silente.

 Olvídate, el paisaje está cambiando y lo que antes eran montañas, filos, peñas, cuchillas, zanjas, quebradas, ríos y bosque, lo que queda es un espejo que sólo cambia con los cuerpos de la vegetación no talada, que rompe el horizonte del agua quieta con su cuerpo, muerto, marrón, estancada en un cuerpo putrefacto que ni le permite descomponerse dignamente, condenada solamente a podrirse.

Lo más horroroso de todo eso no es lo que uno ve, lo más horroroso es lo que uno deja de escuchar. El agua cesa de hablar. Las aguas estancadas suben y con ellas sepultan el lenguaje del río. El coro constante de un trillón de gotas corriendo sobre billones de piedras día y noche, años tras año… se va mermando, mermando, mermando, hasta que lo único que se escucha es el viento, los pájaros que quedan… y los sonidos de los humanos. 

El silencio de un cuerpo de agua que está siendo matado lentamente y que detrás de esa superficie nos grita con alaridos, mientras la mayoría está sorda, siguen con sus vidas, asumiendo sus penas como personales, maldiciendo a la represa cuando hasta los pocos que se alzaron, lo hicieron esperando “un arreglo”, pero entre esas filas de afectados que se hacen frente de las oficinas de Emgesa en Garzón, yo nunca vi una nutria, ni una cucha, ni un bili bil o Martín pescador, tampoco vi que nadie los incluyera en sus listas de afectados. 

El silencio nos grita con alaridos a ver si alguien se despierta de esta pesadilla hecha realidad, pero la gente tiene la liberación de la tierra tan presente, como la memoria del Pataló o la dorada y la sardinata, el moino y el sábalo y el bocachico…. Seres que se mencionan como el gliptodonte o el estegosaurio, como familiares que existían cuando ni habían cámaras, son familiares que apenas llevan 30 años con la visita prohibida por la represa Betania. 

Río de la vida, de las tumbas, el río que somos y que tiene tantos nombres… Yuma, Guacacayo, Arli, Magdalena…. Río al que hemos fallado… hijxs y futuras generaciones a los que les hemos fallado…

Escribo para sacarme el dolor, escribo para frentar el silencio que se trague todo en este territorio, escribo en este momento para que mañana tengan de que leer sobre esto. escribo, tallo, tejo, tomo fotos y video por que como habitante del territorio es nuestrx deber poner la narrativa de estos hechos, no otra gente que viene de afuera.

Nos llegaron para robarnos la memoria, cortándonos como Refocosta taló 9 mil hectáreas de árboles, sino que no sabían algo, que en nuestras venas la sangre corre con el mismo latido que el río anhela fluir y que los cosmos rodean a nuestra isla esfera, flotando en el espacio, y en algún momento esas aguas que lentamente van subiendo, lentamente retornarán de donde vienen, los muros de las represas se fragmentarán y el río correrá de nuevo, el pataló, dorada y bocachico volverán y el agua, el agua que intentaron ahogar volverá cantar como si nunca se le hubiese escapado una nota.